Frédéric Ollereau (França)

foto: àngel vilà

Texto 1:

El arte como vehículo.
El vehículo como medio de transmisión. Trasmitir, transportar, comunicar. De un punto a otro, cambiar de espacio, multitud de encuentros, el viaje.
Dirección, sentido, tiempos (nombres), los componentes del vector. Simple geometría: estar en la tierra.
Trasmitir con la palabra, con la escritura, con el arte. Textil viene de texto, soporte de la escritura.
TEMPORAL
Los cambios, los movimientos tienen enlaces. Una infraestructura de rutas. El espacio se materializa, se delimita. El territorio esta investido, cuantificado, el tiempo esta contado.
Acelerar, ralentizar, el coche es un útil del tiempo. Permite diferentes velocidades: modelar el tiempo, esculpirlo, revocarlo. Correr una distancia, tomar distancia: la distancia es el tiempo y el espacio.
Conservar a través del tiempo, la continuidad: una obra siempre está pendiente del paso del tiempo. El coche tiene una carga simbolica, mítica. Determina, no un territorio geométrico y temporal, sino un espacio social.
Objeto de lujo, fetiche, refleja la situación social de su propietario. Se exhibe, en este caso, un aparato, un ornamento.
Objeto de transferencia, opera un desplazamiento, una fascinación: existencias determinadas por un objeto / status social. La vida material domina el desarrollo de la vida social e intelectual. No es la conciencia la que determina la existencia, pero si es la existencia social la que determina la conciencia.
Dar valor a lo que no lo tiene, transformar, transportar. Un coche "proletario" es transformado en una lujosa maquina.
Sociedad de velocidades, práctica tradicional: acelerar los tiempos.
Los viajeros de mediana edad no transportan las tapicerias de destino en destino?

Texto 2 :

Sinopsis de la accion: un coche cubierto con una envoltura de lana se situara en diferentes espacios de la ciudad. El artista estacionarà el vehiculo y procederà a cubrirlo en cada espacio en el cual se ubique.

Texto 3 :

- Sabes qué es lo que me acaba de pasar?
- Qué?
- Pues que al ir al ayuntamiento a dejar unos papeles del trabajo, en la puerta, había aparcado un coche con una especie de vestido de lana.
- Ein?
- Si, jajajaja, un coche con una tela, aparcado, enfrente del ayuntamiento.
- Pero qué dices?
- Jajajaja, pues eso, que un tipo ha aparcado su coche y le ha puesto una funda y la funda era de lana.
- No entiendo nada.
- Jajajaja.