Conferencia: Diàlegs entorn a l'art d'acció. Rosa E. López Aliaga. Teresa Camps

DIÀLEGS ENTORN A L´ART D´ACCIÓ. Rosa E. López Aliaga

El objetivo de la primera parte de la exposición es establecer conceptos y efectuar aportaciones para un mayor conocimiento del arte de acción.

En primer lugar hay que destacar un interés por parte de los artistas de utilizar este medio de expresión artística que apareció a finales de los años 60 y que tuvo su momento de máxima expansión en los años 70.

* Años 70. Fue en esta época cuando las acciones emergen vinculadas a unos ideales de ruptura. Consigue irrumpir en el panorama artístico con unos argumentos novedosos que atraían tanto a los artistas como a los espectadores.

-Así el cuerpo del artista y una cantidad mínima de elementos se consideran conceptos básicos para el desarrollo de una performance.

*Años 80. Existe un menor número de este tipo de manifestaciones artísticas y ello es debido a la revalorización de la pintura.

-El concepto de performance se ve ampliado por la utilización de nuevos medios más o menos sofisticados relacionados con la tecnología, de manera que se convierten casi en espectáculos multimedia.

*Años 90. En líneas generales existe una obsesiva intención de recuperar aspectos tanto ideológicos como estéticos de la década de los 70 y para ello se ofrece una mayor interés al contenido y a la investigación.

Esta breve presentación histórica nos pone de manifiesto el desarrollo del arte de acción que ha tenido la capacidad de evolucionar y de adaptarse a los diferentes contextos hasta llegar a nuestros días donde es frecuente ver este tipo de manifestaciones artísticas.

- A pesar de las matizaciones temporales es posible hallar un denominador común que tiene, sin lugar a duda un auténtico protagonista que es el artista.

Algunos han dedicado toda su trayectoria artística a indagar sobre el arte de acción y otros lo han utilizado en algunos momentos combinando esta actividad con otras disciplinas.
Pero todos han hallado en la performance un medio idóneo para experimentar, buscar nuevas sensaciones, manifestar inquietudes y además conectar de forma única con el público.

El concepto de performance es amplio y es cierto que es complejo establecer una definición, pero es interesante efectuar un esfuerzo por recopilar las características comunes que están presentes en este tipo de obras, ya que esto nos permitirá un mayor conocimiento de este tipo de manifestaciones artísticas.

Por ello he establecido 10 conceptos básicos que resumen la esencia del arte de acción.

1. LA PRESENCIA DEL ARTISTA. Su cuerpo y los posibles elementos utilizados se convierten en el eje central de su obra.

2. La acción se desarrolla en un ESPACIO Y TIEMPO REALES Y ÚNICOS.

3. Existe una estrecha relación entre EL ARTE Y LA VIDA. Cualquier aportación está vinculada con los aspectos más cotidianos.

4. El arte de acción se engloba bajo la idea de ARTE EFÍMERO con un marcado carácter de libertad de creación y lejos de cuestiones como el mercantilismo de las obras de arte.

5. PRESENCIA DEL PÚBLICO que comparte la obra con el artista.

6. gran CAPACIDAD COMUNICATIVA de la performance y una continuada búsqueda de LA EXPERIMENTACIÓN.

7. NO tiene porque llevar implícito UN MENSAJE.

8. Posee un MAYOR INTERES EL PROCESO SEGUIDO QUE EL RESULTADO OBTENIDO.

9. Existe la idea general de " TODO ES VÁLIDO". Así hallamos la incorporación de cualquier material, objeto o cualquier cuestión en el ámbito de un contexto y también las temáticas más variadas dependiendo de las inquietudes del artista.

10. Prevalece un ORDEN ESTRUCTURADO. Todo está controlado pero hay una vía abierta a la improvisación.

Llegados a este punto nos podríamos preguntar: ¿Cuáles son los elementos que pueden intervenir en una performance?. La respuesta podría ser infinidad de ellos. Y sería absolutamente válido, pero también es cierto que con planteamientos tan amplios es complejo no sólo comprender sino enseñar el arte de acción.

Por este motivo a continuación expongo una serie de elementos, algunos de ellos son básicos para el desarrollo de la performance y otros son opcionales, pero todos están vinculados a una forma especial de hacer arte y de entender el arte de acción.

En primer lugar destaca EL CUERPO DEL ARTISTA que junto con el espacio y el tiempo son tres pilares básicos para que tenga lugar una acción.

- El cuerpo se convierte en materia, en medio y en fin. De forma que se trabaja con el discurso de éste. El artista desea autoexplorar su cuerpo. En ocasiones incluso llega a ponerlo en situaciones límite, pero lo cierto es que siempre lo utiliza de la forma más variada para lograr sus objetivos. Así las diferentes partes se convierten en las herramientas más preciadas.

- Cuestiones tan básicas como que cada individuo es único y posee un cuerpo exclusivo a lo largo de su vida toman vital importancia en el arte de acción, ya que la presencia del artista en el lugar nos permite observar sus condiciones tanto físicas como psíquicas y poder visualizar su comportamiento durante la realización de la acción.

-Es precisamente esta característica la que debería acercar el arte de acción al público, ya que éste ve a un ser humano con él, un semejante con inquietudes artísticas concretas. Y también es esta presencia la que crea un ambiente cargado de energía y de posibilidades.

-De la utilización de cuerpo se desprende una reflexión que condiciona la evolución de la performance que es: las propias limitaciones de éste y su mayor o menor capacidad de adaptarse a las necesidades más exigentes.

EL ESPACIO como he comentado anteriormente es otro de los elementos básicos en el transcurso de la acción. Así la ubicación de lugar y las dimensiones de éste son cuestiones a tener en cuenta En este sentido existen dos posibilidades.

-La primera de ellas es que la elección de lugar esté a cargo del artista con lo que queda patente un marcado carácter de libertad.

-Pero en la mayoría de ocasiones es usual que el espacio se halle predeterminado y que se tenga que adaptar a él.

La cantidad de espacios posibles es casi ilimitada y tan sólo depende de las posibilidades y de las necesidades del artista. En este orden de cosas es lógico pensar que dependiendo por ejemplo de ámbitos urbanos o rurales, interiores o exteriores el ambiente creado y el desarrollo de la obra girará entorno a concepciones diferentes.

También es justo pensar no sólo en un espacio físico real sino en un espacio psíquico o mental concebido por el artista que afecta al espectador.

En cualquier caso existe una reflexión válida para todas las performances que nos pone de manifiesto como el espacio forma parte de la creación. El artista se apropia del espacio, lo invade y lo transforma durante el tiempo que dura la acción.

En cuanto al TIEMPO hay que destacar que es real, objetivo y único.

Teniendo en cuenta que el artista organiza y estructura su obra hay que mencionar como él mismo delimita el tiempo y lo controla. Los medios utilizados para ello pueden ser de lo más variados: desde la presencia de relojes o cronómetros hasta acudir a contar mediante la respiración, o contar pasos, efectuar enumeraciones...

Cada artista elige su propio medio, pero es importante que no esté sólo pendiente del tiempo sino que sea una referencia para que así pueda desarrollar y experimentar su obra.

A pesar de esta idea de control casi absoluto, existe una vía abierta para dar cabida a un posible cambio en la evolución de los acontecimientos.

Otro punto a tener en cuenta es el tiempo psicológico que a diferencia del cronológico es subjetivo y está en relación tanto con el artista como con el espectador.

Este tiempo se puede ver afectado por diferentes cuestiones entre las que se incluyen el ritmo de trabajo del artista. Por ejemplo un mayor o menor movimiento durante la acción aportará cuestiones tan variadas como el aburrimiento, un mayor dinamismo o incluso la colaboración activa del espectador. Otro ejemplo está en relación con los sentimientos y las emociones, ya que según te impacte más o menos la obra puede parecer que el tiempo transcurra más o menos deprisa.

Una clasificación entorno al tiempo permite diferenciar tres actitudes marcadas.

Existe un tiempo anterior en el que se ve involucrado todo el trabajo previo del artista y también porque no? El pensamiento del espectador antes de enfrentarse a la obra.

Durante el tiempo posterior el artista reflexiona sobre como ha discurrido su acción y el espectador reflexiona sobre sus emociones ante la obra.

Pero sin duda el tiempo más importante es el presente, ya que nos introduce en una realidad única e irrepetible.

Elementos como LA LUZ O EL SONIDO también adquieren un papel relevante en el desarrollo de la acción.

Así dependiendo del momento del día o de la presencia de una iluminación más o menos acentuada se consigue impregnar a la obra de unas características u otras.

En cuanto a LOS SONIDOS que pueden aparecer en una performance son de lo más variados. Pero quizás valdría la pena diferenciar entre los que son voluntarios (están incluidos en la propia obra) o los que son involuntarios que proceden del entorno de la obra y que pueden variar dependiendo del espacio. Así podemos escuchar desde los sonidos que provienen del exterior como la circulación, la lluvia, el viento... hasta los creados desde el interior como los murmullos, las risas, los estornudos...

Otro elemento que hace acto de presencia es LA INCORPORACIÓN DE OBJETOS que el artista elige y manipula o no dependiendo de sus necesidades.

Teniendo en cuenta que el hombre nace y crece rodeado de objetos es evidente que esté vinculado a ellos durante toda su vida. Este aspecto permite al performer la incursión de todo tipo de objetos de diferentes tamaños y características.

La funcionalidad de estos objetos puede verse fácilmente alterada y la elección de la cantidad y de su ubicación sólo depende del artista.

En relación con esta utilización de los objetos podríamos pensar como el futuro de éstos en la performance es muy incierto. Pueden ser manipulados, destruidos, conservados o transformados, pero lo más importante es que sirven de instrumento al artista para su obra.

También los MEDIOS TECNOLÓGICOS pueden formar parte del arte de acción.

Así es usual ver en el desarrollo de este tipo de arte videos, televisores, micrófonos, grabadoras, ordenadores, instrumentos musicales electrónicos o cualquier elemento vinculado con la tecnología

Teniendo en cuenta LA PRESENCIA FÍSICA DEL ESPECTADOR compartiendo un espacio y un tiempo real con el artista vale la pena destacar el vínculo existente entre ambos, que es único y hace de la peformance una manifestación artística muy especial.

Para algunos artistas la mayor o menor asistencia de público es algo secundario, sin embargo otros desean que cuanto mayor sea la asistencia mucho mejor.

Lo mismo ocurre con la reacción del público, mientras que algunos se esfuerzan en dar a entender sus intenciones y confían en que el público haya sabido captar sus inquietudes, otros no le dan excesiva importancia a las reacciones del espectador.

Lo cierto es que ante una acción te puede gustar más o menos, pero no deja a nadie indiferente.

En este tipo de arte se crea una comunicación como difícilmente se puede observar en ninguna otra manifestación artística.

Así como el artista controla la situación en todo momento también el espectador tiene la libertad de comportamiento. Puede quedarse, marcharse, interpretar sus sentimientos, sentir, experimentar, reflexionar...

Este comportamiento, junto con el contexto en que se halla inmerso el espectador y sus propias experiencias aportarán valoraciones muy subjetivas y enriquecedoras para el arte de acción.

Se trata de un diálogo físico y mental que aporta energía y nuevas emociones y experiencias.

Aunque a veces la asistencia a una perfomance se efectúa de forma fortuita, sobre todo cuando se realiza en lugares públicos, lo más usual es que el público vaya a un lugar y a una hora, voluntariamente y predispuesto a enfrentarse con el artista y con las situaciones que éste ha creado para su propia experimentación y para la nuestra.

Para finalizar podríamos preguntarnos: ¿Tiene futuro el arte de acción?

Creo que el arte de acción continuará existiendo porque es un medio idóneo para expresar actitudes y sentimientos únicos. Sólo la performance es capaz de contar con la presencia del artista, con su fuerza ,con su creatividad y con su energía y que el público pueda observarla en un tiempo real.

Por otra parte el hecho de que sea un arte efímero no ayuda excesivamente a su posterior estudio, pero precisamente ésta es una de las características básicas de estas manifestaciones artísticas. Sería ideal que hubiera documentos gráficos de cada una de las acciones, ya que así se crearía un fondo documental importante que permitiría realizar un seguimiento de las obras de arte a través de la historia, lo cual permitiría efectuar reflexiones y estudios sobre esta manifestación artística tan actual.

Quizás vale la pena indagar un poco sobre lo poco valorado que se halla el arte de acción y como se ve obligado en muchas ocasiones a discurrir por las vías más increíbles. Y aún así hay un deseo por realizar performances, ello significa que interesa y que quiere seguir existiendo.

Creo que sería aconsejable que la gente en general conociera en que consiste el arte de acción y no lo tratara de un simple espectáculo. No para que se convirtiera en algo masificado y comercial sino para que se entendiera el valor artístico que tiene y para que se respetara el trabajo del artista que ha elegido esta manifestación artística para su reflexión y su creación artística.

También sería interesante hacer una llamada de atención a las instituciones para que apoyen y valoren este tipo de manifestaciones artísticas. En este sentido Nilo Casares comentaba el sábado que lo que tienen que hacer las instituciones es permitir, es dejar hacer y creo que esto es cierto, pero creo además que deben ir más allá, deben de involucrarse y no utilizar estos acontecimientos con medios propagandísticos, no buscando sólo la rentabilidad, sino buscando las exigencias de una sociedad que necesita indagar sobre las diferentes vertientes culturales y artísticas, hecho que es crucial para el desarrollo de vida cultural y social de un país.

Rosa E. López Aliaga