Maria Cosmes. 'Liens

foto: juan pardo

Mi trabajo artístico explora mi relación con el otro, sobre todo la vertiente del miedo. Intento tantear los límites del contacto, el acercamiento y el rechazo, las proyecciones agresivas del yo hacia fuera y del otro hacia mí. ¿Es posible experimentar en la creación de un código nuevo de relaciones interpersonales que pueda modificar comportamientos establecidos o estereotipados de respuestas negativas, positivas o indiferentes?.

El cuerpo es el territorio liminar, frontera que separa o aísla, pero a la vez vehículo o pantalla que une o muestra.

Para mí la obra de arte es un concepto poco útil. Considero que lo interesante es el proceso del pensamiento artístico, que es realmente un proceso de vida y en él, por tanto, debe tener cabida indefectiblemente el contexto de la obra y la biografía del artista. Artista, obra y proceso de pensamiento están íntimamente ligados. Este proceso se desarrolla en dos planos, el cognitivo y el emocional. En el primero el artista puede llegar a ser totalmente consciente de este proceso.

En prácticamente todas mis acciones aparece un elemento muy importante a la hora de llevar a cabo la acción y es el hecho de mezclarse, de relacionarse entre el público y no mostrarse encima de un escenario.

En mis acciones parto de experiencias personales que elaboro y trabajo a nivel mental y comparo con las experiencias de otras personas. No pretendo que mis performances sean una muestra de mis obsesiones, sino que haya una transformación artística que las convierta en una experiencia más universal. En la acción para eBent'01 hablo de las relaciones de conflicto y de unión que hay entre los seres humanos. Parto del convencimiento de que el conflicto no tiene por qué convertirse en un acto destructivo. Como en mis acciones más recientes, juego con elementos materiales que evocan agresividad, pero intento que la gente descubra la elasticidad que existe en sí misma para resolver situaciones de conflicto sin el recurso a la violencia. En este caso no presto mi cuerpo a la acción, sino que mi cuerpo se convierte en un elemento de azar que obliga a los participantes a movilizarse para evitar sufrir daño propio o provocárselo a otro.

El conflicto no es un determinativo para la violencia

María Cosmes es antropóloga, artista visual y performer.